minibanners

Historia

En 1981 fue cuando en Son Menut comenzamos nuestra actividad como criadores. Años antes, Antonio Barceló, fundador de Son Menut, compró una trotona para montar y disfrutar en su tiempo de ocio.

 

Pasado el tiempo, unos buenos amigos le hablaron del Caballo Pura Raza Española y Antonio se animó a ir a Sevilla a un campeonato para observar y ver los caballos. La reacción fue inmediata, en 1981 compró la potra Ischia G.  de la yeguada de Dª Maria Teresa Gual de Pons, procedente de la ganadería del bocado. Ischia G, en 1982 se convirtió en fundadora de nuestra yeguada.

 

Paralelamente al desarrollo de la actividad ganadera, Antonio vio la necesidad de ir introduciéndose de forma más profunda en el mundo ecuestre y comenzó también a domar caballos con la ayuda de amigos expertos en la materia. Y, progresivamente, con esfuerzo, constancia y mucha ilusión,  fue constituyendo lo que es hoy en día Son Menut Club d’Equitació, un espacio abierto y multidisciplinar en el que todo el mundo se siente como en casa: desde los huéspedes del Alojamiento rural, pasando por los alumnos de hípica, las personas que  vienen a montar con su propio caballo,  los niños que vienen a disfrutar de los Campus o los amigos que vienen a comer al Restaurante.

 

A lo largo de los años, creemos que hemos conseguido crear un espacio único donde poder aprender o ir a montar a caballo en un ambiente tranquilo y acogedor. Muchos coinciden, Son Menut Club d’Equitació tiene un encanto especial; en realidad tenemos la suerte de tener el peso el carácter y la personalidad de años de constancia, esfuerzo, ilusión, gusto por el trabajo bien hecho y, sobretodo, amor por el mundo del caballo.

 

 

 Antonio, hoy en día con la Escuela Hípica y más de 90 caballos a su cargo,  asegura que nunca se sabe suficiente sobre el mundo del caballo.

¿Por qué el nombre de Son Menut?

 

El nombre de Son Menut es muy antiguo. En Mallorca, tradicionalmente las casas (y sobretodo en áreas rurales) tienen un nombre. Normalmente el nombre suele venir dado y se hereda de generación en generación a lo largo de los años definiendo incluso a la familia que ha vivido en esa casa. En la mayoría de los casos es muy difícil conocer el origen del nombre de esa tierra, ya que se pierde en la antigüedad.

Lo mismo pasa con Son Menut. Sabemos que Son Menut, era el nombre de una posesión y, a través de herencias, este nombre se ha quedado en nuestra finca. No significa nada en concreto pero, por tradición, Son Menut es el nombre que hemos tenido, y el que nos definirá ahora y en el futuro.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR